Enseñanza de Wushu Infantil: la constancia.

Enseñanza de Wushu Infantil: la constancia.

junio 25, 2018 0 Por Wushu Spain

Capítulo 0,

“Sobre la cuestión de la Constancia para conseguir objetivos mayores.”

 

La enseñanza de Wushu infantil puede resultar un tema complejo a la hora de enfrentarnos por primera vez a un grupo infantil, y resultará difícil también, con el tiempo, el hecho de continuar la enseñanza año tras año sin que los alumnos pierdan interés o motivación en un bucle lleno de otras actividades y nuevas ofertas específicas para ellos que puedan llamar su atención de forma estelar, y que podrían hacer que la educación en la CONSTANCIA del niño o niña se debilite seriamente.

Una de las cosas a cuidar principalmente en niños y niñas es enseñarles, así como hacer ver a sus tutores, la importancia de darle continuidad a la formación extraescolar que reciben, si esta es de calidad, de lo contrario se quedarán en la superficie de cualquier actividad pasando de una a otra inmediata e insustancialmente… En estos casos los chicos no se verán beneficiado a largo plazo de los provechos de la perseverancia y otros valores de integridad que conlleva el trabajo continuado.

Esto no conlleva la certeza de que un niño que lleva 1, 3 o 10 años, por ejemplo, haciendo una actividad deportiva, no pueda sentir periodos de desmotivación, (los habrá, como lo hay en todo) lo que queremos decir aquí, es que siempre se puede encontrar para cada etapa un nuevo objetivo o perspectiva para la motivación y la continuación activa e ilusionada de dicha actividad. Más será así si damos con un buen docente que lo aprecie de esta forma, con el plus de que en casa se trabaje para que esa motivación no se esfume con facilidad.

niños wushu

Exhibición infantil, foto de Kalon Wong

 

Cuando hablamos de constancia no nos referimos a ella como la obligación de hacer algo, sino a que, sabiendo que esos periodos de desidia se presentan, atajarlos con varias herramientas docentes, en el aula y sobretodo con el apoyo apropiado en casa.

He considerado de extrema importancia parar en este tema, antes de hablar específicamente de la metodología para enseñar Wushu, ya que cuando nos pongamos a dar clases diariamente nos encontraremos este tipo de perfil que desafortunadamente cada vez es más abundante en nuestra realidad social. Reincidiremos en la importancia de la enseñanza de la virtud de la CONSTANCIA, siendo ésta, labor y responsabilidad exclusiva de los tutores del niño o niña (ahora diremos porqué), por supuesto encontrando el apoyo y la guía específica de un buen profesor.

 

¿Por qué la constancia de mi hijo o hija en el desarrollo de cualquier actividad es labor y responsabilidad mía como tutor?

 

Es bastante obvio que todos queramos y esperemos que nuestros hijos o hijas sean muy buenos en los estudios, que estudien las mejores carreras, que sean buenos en el deporte, grandes atletas, que ganen mucho dinero en el futuro, o adquieran logros, que tengan un futuro prometedor y competente, que sean muy felices, e incluso logren ser buenos padres o madres en el futuro.

Sin embargo todo esto no se puede quedar en “el querer” o el “exigir”, sería un error que deseando lo mejor para nuestros hijos, no les proporcionemos las herramientas para que recorran ese arduo camino hacia ese éxito personal.

Pues bien, la clave para que nuestros chicos alcancen metas en todos y cada uno de los casos será fundamentalmente la CONSTANCIA: Voluntad inquebrantable y continuada en la determinación de hacer una cosa o en el modo de realizarla.

Tan tui, patada wushu

Tan tui, foto de Kalon Wang

 

En resumen, si dejamos que nuestros pequeños se pierdan en el influjo de actividades nuevas que pierden su interés al cabo de tres semanas, si permitimos, como si no estuviera en nuestra mano que sea de otro modo, que su desinterés se traduzca en un hábito, con certeza acabarán por abandonar todo aquello que empiecen a intentar.

“Busque la libertad y vuélvase esclavo de sus deseos.

Busque la disciplina y encuentre su libertad.”

FRAN HERBERTO.

 

Permitir que la pereza por las actividades físicas les invada en pro (en el mejor de los casos) de los videojuegos, internet, o las plataformas multimedia, entre otras cosas, estaremos dejando de inculcarles valores relevantes, en este caso los valores del deporte: compañerismo, esfuerzo, confianza en sí mismos, autocontrol, salud e higiene física y mental, cuidado físico, atención, respeto… Si cada vez que se desaniman con algo por “X” motivo o por “Y” le animamos a que lo abandone, le estaremos enseñando a que no tiene porqué esforzarse si no quiere o si le cuesta… estaremos dándole las herramientas inapropiadas para que se cumpla lo que realmente decíamos antes que queríamos para ellos…

Para ilustrar algunas situaciones compartiré cinco de las frases más significativas que he escuchado en alguna ocasión durante mis años como profesora:

1) “… y que mi hijo sude tanto, no es normal ¿no? ¿Eso es bueno? No puede ser normal”.

2) “…como esta gordito y ya bastante mal lo pasa en el cole con los niños, no le quiero obligar a hacer algo que le cueste”.

3) “…pues me voy a desapuntar, porque prefiero estar en casa jugando a la play y mi madre me deja”.

4) “ Esta es la única extraescolar en la que lleva 5 meses apuntado, lo más que ha durado en una antes han sido dos semanas, y no quiero desapuntarle porque he notado un cambio muy grande en su ánimo, y en el cole también me lo han dicho”.

5) “(…) Lo que nosotros hacemos es dejarle decidir a principio de curso con qué actividades seguir, (siempre que no sea un impulso tonto) y él ya sabe que lo que elija tiene que continuarlo hasta final de curso”.

He de apuntar que estas cuatro primeras frases pertenecen a alumnos o padres de reciente incorporación, ya que a medida en que ellos y los padres/madres conocen la dinámica y a mí misma, esas cuestiones se van despejando y cayendo en su saco roto particular.

Sentenciaré esto en dos claves que nos servirán siendo niños, jóvenes y para los que vamos siendo más mayorcitos ya:

“Hay tiempo para todo si las prioridades están bien elegidas” y

“la clave del éxito personal está en la constancia”.

 

Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad.

ALBERT EINSTEIN.

 

La relación con los padres

Como profesora de wushu infantil, mi cometido y compromiso para con mis alumnos empieza también por dar a conocer a los padres y madres qué es lo que estamos haciendo, qué es Wushu, qué objetivos cumplimos y cuáles vamos a cumplir durante el curso, qué capacidades van adquiriendo, o incluso a nivel particular, qué cualidades debemos de trabajar en conjunto para mejorar no sólo en Wushu, sino para rectificar carencias individuales (esto último siempre siendo sensibles a la voluntad de los padres). De este modo el padre o madre se convierte en cómplice para el desarrollo y la educación de su hijo/a.

niños wushu reunidos

 

Una de las herramientas eficaces para que los padres y madres sean causas activas en la formación extraescolar, es solicitarles su teléfono a principio de temporada y el consentimiento de meterles en un grupo de chat especifico para esa actividad. El grupo sólo tendrá un objeto informativo puntual donde voy poniendo las actividades extraordinarias cuando las haya (fiestas de wushu para ellos, exámenes de cinturón, competiciones, exhibiciones…), así como videos, fotografías, fichas, artículos, etc. Este material les ayudarán a entender lo que hacen sus hijos en las horas de clase, o incluso les animará a practicar con ellos en casa. Desde mi experiencia, no hay mejor manera de relacionarse con la familia, ya que en el transcurso del curso, no habrá tiempo, ni antes ni después de las clases, de entablar conversaciones que puedan suplir toda esta información adicional.

En cierto modo, hay que tratar el problema no como una falta de constancia de los peques, sino a veces la constancia se traduce en un enfoque inapropiado de los padres y madres, o incluso una falta de constancia y programación en los objetivos de los profesores. Por ello el trabajo ha de estar presente y CONSTANTE en los tres niveles.

“Cultiva sólo aquellos hábitos que quisieras que dominaran tu vida”.

ELBERT HUBBARD

“Si no cuidas tu cuerpo, ¿Dónde tienes pensado vivir?

JIM ROHN

“Sólo hay dos días en el año en los que no se puede hacer nada. Uno se llama ayer y otro se llama mañana. Hoy es el día correcto para amar, crecer, hacer, y vivir.”

DALÁI LAMA

 

IDEAS CLAVE

 

  • El valor de la constancia como virtud en el éxito personal.
  • Educar en constancia es motivar al niñ@ para que de continuidad a sus actividades extraescolares.
  • Es preciso dar a cada etapa de la formación un objetivo/s clave.
  • La constancia en el deporte permitirá a los niños adquirir valores clave: compañerismo, esfuerzo, autocontrol, etcétera.
  • El trabajo conjunto y complicidad entre padres y profesores es fundamental para el desarrollo de los alumnos.

 

Referencia

Enseñanza de Wushu Infantil Capitulo 0. “Sobre la cuestión de la Constancia para conseguir objetivos mayores.”

Autor

ESTELA RAMOS MARTÍNEZ

Trabaja para el desarrollo oficial del Wushu en Madrid.

Deportista en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid.

Campeona de España de Wushu ’17 ’18.

Profesora de Wushu infantil.